Buscar
  • kahrsspain

Colección Lux & Lumen



La Colección Lux & Lumen de KÄHRS te sorprenderá al primer vistazo. Te sorprenderá y te enamorará.


Ya te avisamos de antemano, pero no solo eso, te dejará desconcertado. ¿Interesante?

Es una experiencia Lux & Lumen por la que hemos pasado todos, los que trabajamos en KÄHRS, quienes ya han confiado en esta colección y los profesionales que han apostado por ella para satisfacer a sus propios clientes.


Este será tu propio caso.


Estás ante una experiencia única en materia de suelos.


Te enfrentarás a una experiencia sensorial, y nunca mejor dicho. Porque intervendrá tu vista, tu tacto y si te descuidas hasta tu olfato.



Delante de ti verás una superficie aparentemente rugosa. Casi rústica y como si acabara de salir de la serrería. Pero si te acercas sentirás casi el terciopelo en la yema de tus dedos. Contrastes, sobre todo si consideras que esa suavidad al tacto se trunca en resistencia a los impactos. Sean finos y constantes, como el repiqueteo de unos tacones o el impacto de algo al caer, inmutable al paso del tiempo.


¿Cómo llegamos a ese contraste?


Ahí entra nuestro concepto de “Lux & Lumen”, porque al final, amén de las texturas propias de nuestras maderas, de su tratamiento y por ende de nuestros suelos, jugamos con los colores y las texturas a partir de la luz.


Reflejos, ventanales abiertos, luz en su punto álgido, iluminación artificial… Sol y bombilla juegan, de modos diferentes su juego de reflejos en su superficie haciéndote percibir matices que despistarán tus sentidos. Un acabado ultra mate que absorbe toda esa luz y deja a la vista esa madera “bruta” y refinada. Bruta porque parece sin tratar, refinada porque habrá pasado por nuestras manos antes de pasar por tus pies.


Cuatro acabados a partir del roble que harán que, a fuerza de querer sentir el suelo, descalzarte a la entrada de tu casa sea la tónica general. Más comprometedor será si lo eliges no para tu casa sino para la oficina de un cliente… estaríamos hablando de romper las formalidades porque al fin al cabo, entenderíamos que tu cliente quisiera presumir de suelos.