Buscar
  • kahrsspain

Casos y casas de éxito KÄHRS



En nuestro último artículo os hablamos de los parqués de KÄHRS usados para hacer todo tipo de deportes.


Hoy damos un salto intimista…


Vamos a darnos un paseo por un par de ejemplos de suelos KÄHRS que te harán soñar. Soñar con esos suelos, con esas soluciones encontradas y soñar con la armonía entre un paraje excepcional y un suelo memorable.


Pero recuerda, antes de adentrarte en un mundo de ilusión, que estos suelos son de verdad. Los sitios parecerán de fábula, por su hermosura y su estilo. Pero logran tanto empaque y el resultado es redondo porque al final, la casa se construye por los cimientos y en nuestro caso por el suelo. Ya hemos presumido, en su momento, de ofrecerte el mejor parqué del mundo, y ahora lo podrás observar con unos ejemplos reales. Tan reales como que ahora nos atrevemos, también, a deciros que antes de ser (suelos) fueron soñados por sus dueños. Sueños hechos realidad por nuestros profesionales.


Os presentamos algunos “casos y casas de éxito de KÄHRS”…


Cuando el mármol se funde con el parqué…

Un ejemplo de esmero, ingenio y diseño en estado puro. No se trata de dar forma a algo. Se trata de tomar un “algo”: una ladera de mármol e integrarla en el diseño. O más difícil todavía, tener un terreno abrupto y bruto y pulirlo para “trasplantar” (valga el término) un hogar sin que destaque ni chirríe a nuestra vista.


Cierto es que el dueño es un arquitecto. Por lo tanto tiene mimbres para sacar el mejor partido al que se ha convertido en su hogar. Pero no menos cierto es que nuestros clientes responden a dos perfiles: particulares (potenciales consumidores de un proyecto como el que estamos contando) como profesionales (potenciales materializadores de sueños). Bueno… de sueños y de suelos. Porque este ejemplo no tendría sentido si no contara con dos premisas: materias primas de primera calidad y el ingenio y saber hacer de un profesional.

Esas materias primas combinan a la perfección: el mármol bruto y la madera tratada. Blanco sobre blanco. Materia viva adecuadamente seleccionada (en nuestros bosques KÄHRS) y tratada para conjugar con otra materia, inerte, como es el mármol. El resultado apreciable y disfrutable a toda vista. Basta gozar de un mínimo de sensibilidad para emocionarse con una obra como esta en la que nuestros suelos parecen convertirse en una extensión natural del bloque de mármol en que se ha encastrado.


Si te gustan los suelos blancos te damos algunas sugerencias a partir de nuestros parqués: Oak Nouveau Snow; Ash Alabaster; Beech Opaque y Oak Limestone son algunas de nuestras sugerencias para que puedas pisar descalzo y sentir la sensación algodonosa de maderas y suelos bien pulidos.


Una escapada de fin de semana

Esta vez abandonamos el blanco y su claridad para zambullirnos en lo más oscuro del bosque. Un bosque sueco en el que el calor y el color vienen de la mano de nuestros suelos KÄHRS.

Una casa antigua remozada y restaurada para ofrecer este aspecto idílico. Un refugio en medio de ninguna parte para huir de la urbe y sumirte en la naturaleza. Se ha mantenido el esqueleto original, la estructura de una casa de principios del s.XX y hemos creado y recreado una morada de fábula.

El gusto por lo oscuro, lo cálido y lo tierno. Refugio físico y psicológico que nos retrotrae hasta nuestros propios orígenes y se convierte en paz para, después, volver al día a día repletos de energías.


Otro ejemplo de qué se puede hacer con una buena materia prima, a la sazón, una casa antigua y buenos materiales como nuestros suelos KÄHRS.


En este caso hemos empleado Roble único; Oak Domo; Oak Sparuto y Oak Ydre. Opciones todas ellas que rescatan el valor de lo rústico y aportan calidez en sus colores y texturas.