Buscar
  • kahrsspain

Rápida instalación de los suelos KÄHRS



¿El secreto de nuestro producto?


A priori podríamos decir que sí. Que la sencillez para instalar nuestros suelos es la joya de la corona de KÄHRS. Pero nos quedaríamos cortos.


Cierto es que nuestras instalaciones son más rápidas que las de un suelo de otra marca. Por supuesto. Pero no podemos dejar de destacar nuestro producto, ni nuestra gama de colecciones (de las que os iremos hablando). Tampoco debemos desdeñar la confianza que ofrecen los suelos de KÄHRS. Tan alta que nos permite brindaros 30 años de garantía sobre nuestros suelos. Ése es el nivel de confianza en nuestro producto. ¿Cómo olvidarnos de la estabilidad de nuestros suelos? Ni podemos ni debemos. Como no podemos ignorar que, como punto de partida, nuestros productos destacan porque nuestra materia prima es de primerísima calidad.


Ya os lo explicamos en el artículo dedicado a los bosques sostenibles de KÄHRS.


Como veréis, lo cojamos por donde lo cojamos, la historia de KÄHRS es la historia de un plan bien concebido, mantenido y sustentado a lo largo de más de 16 décadas de trabajo, investigación e innovación.


Pero retomemos el concepto que queríamos destacar relativo a la “instalación más rápida de los suelos de KÄHRS”.


A todas luces, otro de nuestros secretos (a voces).


En el año 1999-2000 volvimos a revolucionar el mercado de los suelos en todo el mundo. Presentamos y patentamos un sistema de encaje mecánico de nuestras lamas sin necesidad de usar cola en el proceso. Parecerá pecata minuta, pero supuso toda una revolución en el sector.


Fue posible gracias a nuestro exclusivo sistema Woodloc®.


Esto nos permitió “encajar” láminas de madera, como ya anticipábamos, sin cola. Una unión mecánica de las tablas. Con el incremento en la limpieza, salubridad y agilidad a la hora de su instalación. Y qué deciros del tiempo de uso hábil y real para el suelo: una vez instalado (encajado) se puede usar sin tener que esperar su secado y sin tener que temer que quede bien.


Porque solo puede quedar de una manera: bien. Su instalación se convirtió en perfecta y nos ayudó a eliminar rendijas y las tan odiadas (sobre todo con el paso del tiempo) separaciones entre lamas. Y además era más rápido y simple. ¿Se puede pedir mas?


Si deseamos que nuestros suelos (los tuyos) perduren, lo lograremos a través de un encastre perfecto. No tendremos que preocuparnos por cambios climáticos dentro de la casa. Esto nos facilita mejorar su resultado, su mantenimiento y no tener que lamentar que las contracciones y expansiones de la madera deformen el suelo. Esta preocupación te la ahorrarás con KÄHRS y nuestros suelos resistentes.